Argentina es el octavo país más grande del mundo, por lo que abarca una buena parte de Sudamérica. Tiene frontera con cinco países con los cuales comparte rasgos culinarios similares. Del Norte Argentino a la Patagonia hay cientos de recetas y formas de cocinar su comida típica.

Hay creaciones culinarias que se repiten en todo el país, pero cuyos ingredientes varían según la provincia. En el norte, las empanadas tienen en su relleno papa; la empanada de Buenos Aires no. La papa es un ingrediente esencial de la dieta andina, de los países fronterizos y vecinos: Perú y Bolivia. La cocina de Jujuy y Salta tiene un importante componente andino y la sazón propia de los pueblos originarios.

Las provincias del Sur de Argentina se caracterizaron por recibir a muchos emigrantes europeos, por lo tanto, su gastronomía tiene una fuerte influencia europea. Muchas preparaciones y recetas de pastelería son heredadas de los emigrantes. Tortas vienesas y panificados, dulces y productos con chocolate, que los maestros chocolateros adaptaron para el consumo y el gusto de los argentinos. La ciudad de Bariloche es famosa por sus chocolaterías.

Si hay algo que también comparten todas las provincias es el gusto por las preparaciones con carne. El popular asado argentino no puede faltar en las celebraciones familiares. Es una forma de compartir la tradición y el gusto por ser argentino. Cada familia tiene su forma de prepararlo y la receta secreta de la salsa Chimichurri del abuelo.

La Provincia de Mendoza, conocida en el mundo por su vino Malbec se destaca por la producción de vinos y derivados de la uva. Los viñedos y las características del clima son ideales para el cultivo de la vid.

Los argentinos tienen una buena relación con la comida y en sus celebraciones especiales consumen platos nacionales como el Locro y cuando llueve no dejan de comer tortas fritas con el mate. Son puro sentimiento. Argentina es un destino gastronómico ideal para conocer.